Estudiar sin distancias

Post Pic

Estamos tan acostumbrados a la dinámica de estudiar en casa, coger los libros para ir a clase y trabajar en un aula con profesor y compañeros, que nos cuesta pensar en otros modelos de aprendizaje diferentes. Pero si nos fijamos en casos como los que se describen a continuación veremos que son necesarios otros sistemas formativos en los cuales la distancia no importa:

Alumno 1. Vive en una pequeña localidad alejada de grandes núcleos de población, y por tanto, lejos de academias, escuelas y otros centros de formación.

Alumno 2. Trabajador que necesita reciclar sus conocimientos profesionales, y seguir trabajando en su empresa mientras actualiza su formación.

Alumno 3. Persona impedida que quiere realizar un curso de actividades de ocio, pero que quiere evitar los desplazamientos contínuos.

Alumno 4. Ejecutivo de una gran ciudad que necesita formación puntual en una materia específica y que no dispone de tiempo para realizar desplazamientos tediosos y complicados por el tráfico diario.

Alumno 5. Joven empleado con un contrato de formación en prácticas que puede disponer de unas horas para el estudio dentro de su empresa.

Otros que requieran flexibilidad de horarios y de fechas de convocatoria, es decir, no tener que esperar a septiembre-octubre, para comenzar a estudiar un curso.

Todos estos casos presentan dificultades para la formación presencial, sin embargo encuentran una solución idónea en formación a distancia.

Cada vez más personas tienen necesidades puntuales de formación que se salen de los rígidos esquemas aula-casa, convocatoria-fecha de examen, etc...y que, además, no disponen o no pueden acceder a los medios informáticos para hacer un curso por internet. La formación offline actual satisface eficazmente toda esta demanda.

Realizar un Curso a distancia

Post Pic

Realizar un curso sin tener un profesor delante, sin ir a clases, sin horarios, sin fechas fijas de exámenes y convocatorias, sin la competencia de otros compañeros,... todo esto puede parecer un poco dificil y dar la sensación de que será necesaria mucha constancia y fuerza de voluntad para obtener buenos resultados, pero no es así y veremos por qué.

Todo empieza en el diseño del curso para formación a distancia. Continúa por el seguimiento al alumno. Y termina por las pruebas de autoevaluación y evaluación de resultados.


Diseño y presentación del curso

En Etaf existe un equipo multidisciplinar que se encarga de redactar y maquetar los contenidos de cada curso pensando en las condiciones de estudio de ese público objetivo que decide estudiar a distancia. Se eligen cuidadosamente los tipos de letra, tamaños y colores; se decide el número y tamaño de las lecciones, se calcula el número de horas para cada tema, las horas de estudio necesarias; la inclusión de ilustraciones y complementos audiovisuales (vídeos, cd-rom, etc...) si fuera necesario para el curso; finalmente se decide el formato y el tipo de impresión que llevarán los libros y se presenta todo el material en un práctico maletín, que más tarde se hará llegar al domicilio del alumno en una o sucesivas entregas.

Todo este proceso asegura que cada curso elaborado por Etaf está optimizado para su impartición a distancia, porque ya se han tenido en cuenta todos los condicionantes propios de este tipo de enseñanza.

Seguimiento del alumno

Desde el centro se ofrecen una serie de consejos y orientaciones al estudio que ayudan al alumno, nuevo en la formación a distancia, a crearse un entorno adecuado para el estudio, a planificar su tiempo, y a definir los objetivos que quiere conseguir con el curso. Todo esto, junto con datos del centro y ayudas a la relación alumno-profesor, se encuentra en la Guía del Alumno, documento importante que se incluye en la primera entrega.

La interacción profesor/tutor-alumno se lleva a cabo mediante la realización de consultas y la dinámica exámen-corrección-calificación que le mantiene siempre informado de su evolución a lo largo del curso. Todos estos datos están siempre vivos en su expediente académico en el centro y le sirven de guía al profesor cuando se realiza cualquier consulta.

Al final del curso, Etaf entrega un diploma que certifica el grado de aprovechamiento obtenido por el alumno.